fbpx

Hoy 8 de marzo, día internacional de la Mujer, me ha parecido una buena fecha para publicar una entrada sobre la relación que existe entre la alimentación y el ser mujer.

Pero lo haré desde una óptica muy de tendencia: qué papel juegan las youtubers e influencers en nuestra forma de alimentarnos?

Podría hablar de la eterna relación entre dietas y mujeres. De la presión social que aún existe acerca de tener una determinada figura/talla y cumplir los cánones de belleza que nos son bombardeados a diario a través de Instagram, Youtube y todas las RRSS en general.

De que el género femenino es público objetivo de remedios antigrasa, cereales para cuidar la línea y yogures fantásticos que evitan tener la barriga hinchada. Pero ya hay una amplia literatura acerca de este tema. Por eso, hoy me centraré en cómo y de qué forma llegan las nuevas tecnologías hasta nuestra compra del supermercado y las elecciones que hacemos a la hora de comer.

 

LAS REVISTAS Y LA ÉPOCA DE LAS DIETAS

Lector/a, no sé qué edad tienes, pero los que somos de finales de los 80 hemos crecido con publicaciones como la Superpop, Bravo o Vale. En ellas apenas se hacía mención de dietas, porque éstas aparecían en las revistas que compraban nuestras madres. Eran ellas el público objetivo de las dietas monoalimento (dieta de la piña, del agua, del arroz…) y de otras (la disociada – por cierto aún actual y defendida por algunos – o la del doctor famoso de turno que había hecho maravillas con la figura de alguna famosa).

Hasta la llegada masiva de las RRSS a nuestras vidas, eran sobretodo las mujeres de 30 a 40 años las que estaban influenciadas en materia de alimentación. Y en todo caso, influenciadas a base de dietas, no de qué era lo saludable que debían comer. Cualquier pauta publicitada venía acompañada de la palabra DIETA. Las revistas ofrecían ingeniosos menús semanales que prometían perder 4 kilos en menos de un mes. El efecto rebote estaba servido! Hoy por hoy sabemos que las dietas hipocalóricas conducen a una restricción de nutrientes que ponen al cuerpo en estado de alerta y almacenamiento de grasa. Éste se pone en modo reserva, porque nunca sabe cuándo se le dará de comer de nuevo. Así que al poco de volver a comer como siempre, los kilos perdidos se volverán a ganar, y con mucha seguridad caerá alguno extra.

 

DE LAS REVISTAS A LA PANTALLA

Pero hoy no sólo son las mujeres de esa quinta las sobreexpuestas a qué deben comer para estar esbeltas.

Hoy son también las niñas y adolescentes las que reciben todo tipo de información a través de las youtubers e instagrammers que siguen. Éstas les sirven de gurú a la hora de vestirse, de qué deporte practicar y de qué deben comer para acercarse a su estilo de vida.

Un estilo de vida que, recordemos, queda enmascarado en todas las RRSS por el postureo.

Ya no hay que ir al quiosco, comprar la revista, leerla y guardarla hasta la publicación de la siguiente. Ahora una imagen se sucede a otra en nuestros smartphones y tablets a un ritmo permanente y constante las 24 horas del día. Tengas la edad que tengas. Y los fabricantes se frotan las manos porque su público objetivo se ha multiplicado, así que aprovechan el tirón para patrocinar gran parte de ese contenido. Desde las tiendas de alimentación ecológicas hasta las marcas de toda la vida. Todos se han sumado al carro para venderte.

 

LAS MODAS EN LAS RRS

No importa si la influencer de turno es una experta en maquillaje o moda. Si publica una foto o vídeo de lo que come, captará la inmediata atención de sus fans, efecto que ya quisiera cualquier nutricionista de verdad poder ejercer en la sociedad. No vende decir que esa copa de vino al día no es saludable, ni que debe evitarse el consumo de cereales refinados y limitar el azúcar en nuestra alimentación.

Vende el healthy style, el comer quinoa “porque es muy sana” (por cierto, lo es, pero no es lo único que puedes tomar), los Green Smoothie (que sean Detox, claro), la panela a tutti pleni, etc.

Cada influencer expone públicamente su estilo, sea vegano, fit o paleo. Incluso hay vídeos que animan a los ayunos sin una pauta médica al detrás. No citaré ejemplos ni nombres… Tú ya los sabes. Eres su follower.

 

TIENES LA INFORMACIÓN. ÚSALA A TU FAVOR.

Ya sabes que SÓLO HAY UN SECRETO para estar saludable: comer saludable. Punto. Comer de todo pero de todo lo saludable (era necesaria esta redundancia): verduras, frutas, huevos, frutos secos, cereales integrales, legumbres, pescado, carnes magras y lácteos sin procesar demasiado (naturales, sin colores ni sabores). Has visto qué tienen en común estos alimentos? Que mayormente no están etiquetados ni requieren de publicidad para ser vendidos. Sencillamente escoge los que te gusten, disfrutes comiendo y sienten bien.

Aquí te doy algunos trucos para gestionar la sobreabundancia de información en materia de nutrición y redes sociales:

– Impón tus gustos y necesidades: quizá el batido verde de esa foto que estás viendo no es lo que mejor te sienta para desayunar. No a todos les sienta bien tomar un batido a base de un manojo se espinacas, 1 plátano, 1 vaso de leche de almendras y 5 fresas de una sentada…

– Observa indicios del patrocinio: si la foto va acompañada del paquete donde se observa la marca comercial, o se etiqueta a ésta a través de la @ o el #, quizá la influencer no es lo que consuma con regularidad, sino que es una colaboración y punto.

– Que las imágenes te sirvan inspiración, no de modelo estricto a seguir.

– Haz caso de los consejos de nutrición que acompañen a las fotos sólo si el perfil es – de verdad – un profesional sanitario del sector.

– Aunque no venga precedido de la palabra dieta, todo lo que leas acerca de un estilo de alimentación «etiquetado» te da pistas de que debes siempre poner en duda el contenido. Es importante saberlo, porque los conceptos detox, paleo, clean, raw, etcétera empleados como estilos de alimentación hacen referencia a dietas que excluyen grupos de alimentos saludables.

Deseo que pases un feliz día de la mujer, y que mires con ojos de coherencia la próxima foto de comida que aparezca en tu Instagram 😊

Share via
Copy link