fbpx

Ya avanzo que el título da para varias entradas…

Pero ésta en concreto está enfocada para los que les cuesta incorporar verduras en su alimentación, ya sea porque no les gusta, no les suele apetecer o las consideran aburridas.

Si te has propuesto como objetivo comer más saludable, hay algo que debes revisar: ¿comes abundante verdura y fruta en tu día a día? Parece algo muy obvio, pero repasa mentalmente si tu último almuerzo y tu última cena contenían ambas verdura. Fue así?

Comer abundantes verduras es asegurarte un aporte vitamínico y de minerales imprescindibles; son cócteles de antioxidantes y fuentes de fibra. Y si las consumes a menudo, eso se traduce en estar menos cansado, tener un mejor aspecto (los antioxidantes contribuyen a tener un cutis estupendo y retrasar arrugas prematuras) y tener un buen tránsito intestinal. Como guía, en una de tus comidas principales (almuerzo o cena ), las verduras (todas juntas) deberían abultar la mitad de tu plato, y en la otra al menos un tercio. 

MÁS ALLÁ DE VAPOR-HORNO-PLANCHA

Que sí, son las formas más comunes de prepararla, pero esta entrada pretende enseñarte que no es aburrido comer verdura. Hay vida más allá del brócoli al vapor, los espárragos a la plancha o las alcachofas al horno (qué rico todo, por cierto!).

EN PATÉS

Cualquier verdura puede transformarse en un apetitoso paté con el cual untar todos los bocatas que preparéis en casa o bien para dipear. Hay infinidad de posibilidades, así que pongo mis preferidos porque son sencillos y muy ricos. Buscad recetas en Internet (yo aquí sólo las resumo para no escribir “la Biblia”).

Baba ganoush decorado con granada

  • De berenjena (baba ganoush): asar berenjena al horno o microondas, y triturar la pulpa junto a un diente de ajo, el zumo de medio limón, 1 cucharadita de comino y 1 cucharada de tahini. Se conserva estupendamente 1 semana en un frasco de vidrio.
  • De pimientos rojos (muhammara): asar pimientos rojos y triturar junto con un puñado de nueces, el zumo de medio limón, un diente de ajo y especias al gusto (comino, cayena…).

COMO SI FUERA “PASTA”

El espiralizador es una maravilla de aparato que convierte cualquier verdura en espaguetis. Los encuentras en Amazon bastante bien de precio.

Espaguettis de calabacín con salsa de tomate

Como salsa, puedes añadir cualquiera que servirías con la pasta convencional: tomate + verduras / aceite + orégano + piñones , etc.

Mis verduras favoritas para espiralizar son:

  • El calabacín: mejor en crudo.
  • La zanahoria (debe ser bastante gordita para poder sacar los espaguetis): cocedla previamente unos 2 minutos en agua hirviendo para suavizar la textura.

EN PURÉS

Crema de brócoli, espinacas y calabacín

Una vez a la semana, haz repaso de todas las verduras que hayan quedado en tu nevera. Ponlas en una olla, cubre al ras con agua, cuece y tritura. Tendrás una crema riquísima! Admite absolutamente de todo: col, espinaca, calabacín, calabaza, cebolla, patata… Puedes preparar una olla bastante grande y tener crema para 2-3 días.

CÓMO ALIÑARLAS

Si eres/eras de los que regaba con queso o bechamel las verduras para comerlas, y no quieres recurrir siempre al solitario aceite de oliva, te recomiendo probar estas otras opciones: tamari (ideal en el caso de cocciones al Wok o vapor); tahini (una cucharada sopera diluida en una cucharadita de agua); mostaza Dijón sin azúcar añadido o para nostálgicos del gratinado, levadura de cerveza espolvoreada para “emular” el toque de gratén de queso.

OTROS TIPS:

– Comienza por tomar el hábito de al menos aportar una buena ración o durante el almuerzo o durante la cena, de una verdura que realmente te guste.

– Una ensalada con abundantes hortalizas tipo zanahoria, pimiento, rabanito, pepino…) junto con una fuente de proteína (tofu, huevo duro, pavo en tiras…) constituye otra magnífica opción.

– No pienses sólo en la verdura como guarnición: piensa en ella como plato principal que puedes complementar con frutos secos y proteína o cereales tipo quinoa, mijo, etc.

Share via
Copy link