fbpx

Que la avena es un cereal muy saludable es algo que nadie pone en duda.

Veamos muy rápido por qué se está convirtiendo en el cereal de moda:

  • Contiene gluten, pero en poca cantidad, por lo cual suele ser bien aceptada por gente con sensibilidad (que no alergia o intolerancia) al gluten. Además, desde hace unos meses es corriente ver en el súper avena certificada sin gluten.
  • DIGESTIVA: Se digiere con facilidad y contribuye al buen tránsito intestinal, lo cual evita el estreñimiento. Además, su consumo  promueve el crecimiento de la microbiota intestinal benéfica.
  • Ayuda al CONTROL DE PESO porque es saciante. Al ser rica en hidratos de carbono de absorción lenta, mantiene la sensación de saciedad durante más tiempo, algo que evita la ansiedad por picar algo constantemente.
  • NUTRITIVA: porque es muy rica en proteínas, ácidos grasos insaturados, vitaminas del complejo B y minerales como fósforo, hierro, zinc, yodo, elevadas concentraciones de fibra dietética y otros fitoquímicos. Y tiene actividades antioxidante y antiinflamatorias.

¿Cruda o cocida?

Puede consumirse de ambas formas. No obstante, en caso de tener patologías digestivas, será preferible tomarla cocida.

Lo mejor es que pruebes varias formas de tomarla, y te quedes con aquella que te encaje y sienta mejor.

De eso trata la entrada:

¿Cómo hacer que la avena forme parte de tu alimentación habitual?

 

EN PORRIDGE: Calienta unos 30 gramos de avena en una taza (200 ml) de leche (de avena, de almendras, de coco o de tu elección) al microondas durante 2 minutos y deja reposar dos minutos más para que espese. Puedes añadirle un poco de stevia o panela para endulzar. Agrega al gusto canela en polvo, unos arándanos, trozitos de manzana deshidratada, coco rallado, cacao desgrasado, almendras o dátiles trozeados… (se entiende que no hace falta que sea todo a la vez!).

 

EN BATIDOS: Agrega 3-4 cucharadas de avena a tu batido.

Por ejemplo: bate un puñado de espinacas, canela, una fruta (plátano o manzana o papaya…), un vaso de agua y la avena.

 

EN CREMAS o PURÉS DE VERDURAS, SOPAS…

A mí me encanta hacer crema de calabaza, y añadir varias cucharadas de avena… Muy rico y muy saciante.

 

 

 

 

 

PARA ELABORAR TORTITAS: mezcla en un bol a partes iguales agua y avena molida (harina de avena, que puedes hacer tú mismo triturando la avena con un sencillo picador de cocina). Calienta una sartén antiadherente y cuando esté caliente, incorpora un cucharón con la mezcla. Espera 3 minutos y dále la vuelta. Espera un par de minutos más y sigue hasta terminar la masa. Obtendrás tortitas para rellenar con lo que quieras, dulce y salado. En casa las rellenamos como si fueran bocadillos, con plátano y mantequilla de cacahuete, aguacate y tofu ahumado en tiras, hummus, tahini… También puedes hacer una torre de tortitas y echarle un chorrito de miel cruda junto a frutita picada.

 

PARA GALLETAS Y PASTELES: sencillamente sustituye la harina que lleve por avena molida. Imposible no haber provado a hacer las galletas de plátano y avena.

PARA EMPANAR (con avena molida, como si usaras la de trigo común).

Prueba alguna de las combinaciones y hazla fija en tu alimentación!

Share via
Copy link